sábado, 5 de abril de 2014

Tres balas



Una, dos, tres balas.
Tres balas perforando mi cuerpo con un tiempo específico entre cada una. Formando un triangulo que podría considerarse perfecto, con ángulos increíblemente agudos.
Sentí la primera golpearme directamente en el esternón, “Buena puntería”, bromeó mi inconsciente siendo irónicamente inconsciente. Ese primer golpe lo sentí doloroso pero cálido, los recuerdos más felices de mi vida bañaron mi visión con colores lejanamente brillantes. Recuerdos de cada época, de cada viaje, de cada risa verdadera. Sin duda alguna, eso fue lo que hizo que mi sangre se sintiera más cálida y dulce al traspasar mí piel y manchar tristemente mi remera.
La segunda bala golpeó algún órgano en el costado derecho de mi abdomen, un órgano que nunca podría decir cual fue. Este sin embargo fue de un gusto amargo, asido. Parecía que un millón de años desde el último impacto habían pasado, no solo porque había revivido de una forma penosa un montón de recuerdos de toda mi vida, sino porque prácticamente había olvidado lo que se sentía cuando una bala perfora tu cuerpo. Un montón de recuerdos volvió a nublar mi visión pero esta vez con colores oscuros y sombríos que me eran más familiares que sus contrarios y junto con estos un montón de mis recuerdos más tristes y lastimeros. Estos competían con la cantidad de los recuerdos felices, jugando a quien poseía más.
No podría decir quién ganó.
Mis piernas fallaron y si no fuera por mi preocupación por el supuesto dolor que las balas infligían sobre mi cuerpo hubiera jadeado cuando mis vertebras chocaron con el piso frío. Y digo supuesto dolor porque no era precisamente eso lo que me dolía, sino el de lo que me estaba pasando. Porque algo que es incluso más doloroso que estar sintiendo balazos perforando tus órganos es la angustia de saber que no podrás sentir nada más.
La última bala exploto justó del otro lado de mi abdomen. Lo sé porque oí un lejano ruido familiar, aunque no sabría decir cual, sin embargo, esta fue mi favorita porque no me hizo experimentar el dolor de no poder volver a vivir ningún recuerdo feliz, como lo hizo la primera, ni el dolor a todos los fallos, errores y tristezas de la segunda.
Simplemente el dolor de una bala impactando en el cuerpo del que alguna vez había sido dueña.
Así, de esa forma, deberían ser todos los balazos: sin más dolor que el frío.
De todas maneras son cosas que no podrás olvidar, inclusive estando tres metros, bajo tierra.
 Valentina Forteza

2 comentarios:

  1. Que hermoso, sin duda me ha cautivado. Eres buena!
    quieres pasar por mi blog? Tengo un premio para ti ;) http://entreelolordeunlibroviejo.blogspot.com/2014/04/premios-dardos.html

    ResponderEliminar
  2. Que dulce! Me alegra mucho que te haya gustado!

    ResponderEliminar